15 marzo 2006

La Ministra y el cadaver (Historias del Cortijo)

Parece el título de una obra de teatro, pero no, es la frase que mejor describe la situación creada en Mérida hace unos días.
 
La Ministra "pata negra", de Vivienda, su amigo el dueño del cortijo extremeño "Señor" Ybarra y otros acompañantes, decidieron dejar sus coches oficiales a la puerta de la Concatedral,.
 
No contaron con que la gente desea acceder a ese templo para sus cosillas: bodas, bautizos, comunicones ...y entierros. Locuras que tenemos los católicos para fastidiar a los cargos públicos del PSOE.
 
El caso es que los coches oficiales (antes conocidos como Haigas), no dejaban pasar al cadaver a su merecido responso/funeral.
 
Y hete aquí que la Ministra, al ser informada , señaló que podían esperarse. Que ella estaba en una cto público que no podía interrumpirse y luego tenía prisa.
 
Es verdad, al fin y al cabo, el muerto tiene toda la eternidad por delante para acordarse de los muertos de los dueños del cortijo.
 
Espero que, al menos, no fuera votante del PSOE y que el nicho tenga más metros que un pisito de la Trujillo.