07 noviembre 2007

EXCLUSIVA: Manifiesto localiza la cabra desaparecida de Perejil (primera parte)



La cabra perdida en la toma del islote de perejil ha sido encontrada por nuestro redactor Iulius Carter.

Manifiesto España ha logrado descubrir que esta cabra española ha jugado un importante papel en la situación política nacional e internacional de los últimos años.

La cabra fue salvada del islote, pasó unos meses de incognito sirviendo en la legión, siendo luego secuestrada por agentes secretos marroquíes. El rey de marruecos ha prentendido utilizarla en este periodo como excusa para negociaciones sobre Ceuta y Melilla.

Pero la propia cabra ha logrado huir, aprovechando la confusión en el reino alauita con motivo de la visita de los reyes al territorio español del Norte de África refugiándose en Ceuta.Y ahora concece en Exclusiva una serie de entrevistas a Iulius Carter de Manifiesto España.

Nuestra cabra desvela para Manifiesto España las verdaderas casusas del conflicto, su historia tras el rescate de la isla, la visita a la Moncloa con Aznar y Trillo, su integración en la legión como profesional, su participación en el desfile de las fuerzas armadas, en el que ZP no se levantó ante la bandera, las entrevistas con la CIA y con Colin Powel, el posado para el Geipermán, el despliegue en Irak, su instrumentalización por los del "No a la guerra", el vuelo en el cougar en Afganistán, los atentados en Líbano..... y luego el secuestro por agentes marroquís, informaciones novedosas sobre el 11M, el affaire amoroso con el Rey de Marruecos.

Y por fín su rocambolesca huida del palacio real de Fez y su recepción ante los reyes en el Ayuntamiento de Ceuta antes de reincoporase al Tercio. Una epopeya española del siglo XXI.

Por su interés reproducimos ahora integramente la primera parte de la interesante entrevista.


LA CABRA DE PEREJIL (Primera Parte: La cabra y el islote)
Iulius Carter - ¿cómo se siente en su reaparación pública?
Cabra - Sorprendida y agradecida.
IC- Cuentenos los motivos de su desaparición
C- Yo soy una cabra nacida en España, concretamente en el propio islote de Perejil. Mis padres son marroquíes,aunque de la raza conocida como andaluza, pero mi madre me tuvo por parto natural sobre territorio español. Eso me convierte en Española. Además mis padres emigraron al islote porque las condiciones en España son mucho mejores que en reino alauita.
IC- Eso espero que tenga algo que ver con su desaparación
C- Efectivamente. Si me deja le explico. El día que los marroquís asaltaron nuestro tranquilo hogar, yo era una cabra muy menuda, y mis padres me hicieron esconder en unas rocas que dan a poniente. El viento era horrible, pero me escondí muy bien durante días. El ruido de aviones y helicopteros no de dejó dormir tranquila. Pero el hambre me pudo y tuve que salir a comer algo. En ese momento, descubrí que la bandera de color carmesí y verde que habían puesto los marroquís había sido sustituida por la española. Puede imaginar mi alegría. Salí dando saltos y grititos.
IC- Suena emocionante.
C- Emocionante fue el momento en el que el brigada Gómez del Tercio Aramda(Infanteria de Marina) me econtrró. Me avalancé sobre él, y le dí un enorme abrazo.
IC- ¿Como reaccionó?
Cabra- Al principio me imagino que sorprendido de ver a una cabra jovén venírsele encima, pero luego con cariño. Me llevo junto a un grupo de Infantes españoles que me recibieron entre gritos de alegría y chanzas del tipo "coño, parecemos la legión". Los infantes marroquíes (que no gendarmes como se dijo entonces) me miraban entre alucinados y aturdidos.
IC- Efectivamente entre cabra y marroquíes aquello parecía la Legión.
C- Esos llegaron ese mismo día. Ahí empezaron los momentos más dulces de mi vida. Cuando vi al sargento Gutierrez del Tercio supe que la Legión era mi nuevo hogar. Él me recogió, tercio ante el Tercio para que me acogieran como profesional y me dio una nueva vida.....el reconocimiento público, conocer al Presidente, posar para la posteridad....pero eso es otra historia....

(CONTINUARÀ).- Próximo capítulo: La cabra en la Legión, la Moncloa y la Castellana.