27 octubre 2005

Cada día me levanto pensando en como joder a Cataluña

Según Maragal (Maragall reitera que existe una campaña contra Cataluña orquestada desde Madrid) los madrileños no pensamos en otra cosa que no sea joder a Cataluña.

Efectivamente, cada mañana, antes de levantarme, mientras me rasco, con perdón, y estiro, pienso en como joder a cataluña.

Cuando beso a mi mujer, me levanto y me acerco a ver a mi hijo en la cuna, pienso en como joder a Cataluña.

Cuando entro en el baño y gasto el agua que nos queda, pienso en como joder a Cataluña.

Cuando tiro de la cadena tras meditar unos minutos,pienso en como joder a Cataluña.

Cuando no puedo desayunar porque si no salgo pronto de casa, el atasco por la falta de infraestructuras me atrapará, pienso en como joder a Cataluña.

En toda mi jornada laboral, con miles de fuegos, siempre busco un hueco o dos para pensar en como joder a Cataluña.

Cuando logro un clietne o ejecuto un buen trabajo, me pongo de acuerdo con mis compañeros y colaboradores(varios de ellos catalanes) en como joder bién, y coordinadamente, a Cataluña.

Cuando logro regresar a casa (tarde, por la cultura de trabajo de este país y sus infraestructuras deficitarias en la Capital del Estado), pienso en como joder a Cataluña.

Cuando logro ver a mi hijo despierto, o le veo ya dormido gracias a los atascos y el trabajo, pienso en como joder a Cataluña.

Cuando finalmente me acuesto agotado junto a mi mujer, tambien agotada por trabajar más que yo, sin opciones a compatibilizar su vida familiar con la laboral, pienso en como joder a Cataluña.

Efectivamente, señor Maragall, visto lo visto,su solidaridad, su racismo, su xenofobia, su presunción, su falta de respeto a mi cultura, a mi historia, a mi religión, a mi Dios, a mis muertos, a lo mejor lo que tengo que hacer es pensar en como joder a Cataluña(Y de paso al subnormal de ZP, que es quien de verdad pienso cuando todo lo anterior me jode la vida)

1 comentario:

Manuel Gómez Bur dijo...

Andaba el otro día por un aeropuerto norteamericano, encantado de escuchar a los patrulleros y aduaneros en español (portorriqueño, cubano, mejicano,...), cuando mis oídos chirriaron, un par de matrimonios de apariencia muy española vociferaban en... catalán en un Mc Donalds cercano con un empleado portorriqueño que les miraba pasmado, intentando comprender en que clase de jerga le hablaban.

Pobres matrimonios catalano-hablantes.

Yo propongo que el nuevo estauto imponga el habla del catalán no solo en Cataluña, donde ya es coactivamente obligatorio, como en el Parlamento, sino también allende los mares. Carod y Maragall tomad nota, puestos a expandirnos expandámonos bien.

Gómez Bur