16 octubre 2006

Negocie conmigo, por favor

Llevo 36 años sin matar a nadie (bueno, lo de aquel gato puedo explicarlo, y lo de los 200 o 300 hormigueros eran medidas preventivas), un buen inicio para una negociación.

 

Llevo en Huelga de hambre técnica desde el 2003, cuando el médico me recomendó evitar los atracones para que no me subiera el colesterol. Desde entonces estoy a disposición de la justicia para

 

He amenazado de muerte (mentalmente eso sí) a diversos atracadores, clientes, árbitros de diversos deportes, conductores en autovía, taxistas y demás gente que me ha agredido.

 

Por tanto considero que cumplo todas las exigencias para que se me considere un militante activo de la Lucha Armada y que, por tanto se ceda a mis planteamientos.

 

Mis exigencias para esta negociación son:

  1. Cese total de la persecución policial contra mi vehiculo. Estoy harto de ir sin pisar el acelerador a tope
  2. Cese total de la presión fiscal sobre mi domicilio. Ni un impuesto, ni IVA, ni una multa, ni una tasa más.
  3. Entrega de una cantidad suficiente de metálico (en billetes pequeños no consecutivos) para poder mantener la republica independiente de mi casa (gracias IKEA por la idea)  por un período mínimo de mil años.

 

Así que ZP, ya sabes, aquí estoy listo para negociar tu rendición.

 

¿O es que no te gusta la paz?