17 noviembre 2007

Sobre José Antonio

La figura de José Antonio Primo de Rivera, tiene algo que con solo mencionarla, nubla algunas mentes.
Al margen de sintonías o no con su ideología, hay una cosa que en estos días de "memoria histórica" que ofende a la inteligencia y a la verdad. Es su identificación con el término Franquista.
Vamos a ver. Una cosa muy clara es que José Antonio dificilmente pudo ser franquista. Si lo hubiera sido hubiera sido, literalmente, un milagro. Hubiera tenido que ser simpatizante de Franco resucitando de entre los muertos.
José Antonio fue vilmente asesinado por militantes socialistas, por el mero hecho de tener sus propias ideas, el 20 de noviembre de 1936.
El 1 de octubre de 1936, en Burgos, Franco fue proclamado públicamente como Generalísimo del Ejército Nacional y la Jefa del Estado (Jefe de Estado). En medio de una guerra civil, Franco aun tardaría años, en desarrollar un entorno ideológico que pudiera llamarse "franquismo". En ese momento fue designado jefe del alzamiento para coordinar el aspecto militar y organizativo, que no ideológico.
En dos meses de convivencia con el nuevo cargo de Franco, dificilmente se puede decir que José Antonio fuera Franquista.
Pero pedir a la izquierda (que le asesinó), o a los medios (que no tienen ni puta idea de quién fue de verdad) que sepan comparar fechas es algo que, a estas alturas, ya doy por imposible. Para ayudarles a confundirse aun más a estos genios, quiso la casualidad que Franco muriera, tras aprovechar la imagen de José Antonio para su propio movimiento, también un 20 de noviembre.
Aprovecho para copiar unas palabras del Testamento de José Antonio Primo de Rivera escrito pocas horas antes de ser asesinado.

"Ojalá fuera la mía la última sangre española que se vertiera en discordias civiles. Ojalá encontrara ya en paz el pueblo español, tan rico en buenas calidades entrañables, la Patria, el Pan y la Justicia."

4 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Jose Antonio: un adelantado a su tiempo, un incomprendido, una dosis de mala suerte en su vida y la mala fortuna de como su herencia falangista se mezcló con la franquista sin que el tuviera la oportunidad de opinar.

Fin de los Tiempos dijo...

Su ideario fue apropiado por el régimen para aunar apoyos. No deja de ser José Antonio un personaje oscuro, antes de la guerra no era un remanso de paz, pero su legado ha sido pisoteado con tonterías como la de que era franquista.

Por otro lado, ¿por qué recordar la memoria de un político muerto está mal visto porque sea de derechas, y se puede recordar a un personaje negro y siniestro como Largo Caballero?

Quico dijo...

ARRIBA ESPAÑA, ARRIBA LA MEMORIA DE FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE Y LA DE JOSE ANTONIO PRIMO DE RIVERA, DEJEMOS DE DISCUTIR SOBRE SI UNO ERA AMIGO DEL OTRO QUE ES LO QUE USCAN LOS TODAVÍA HOY ROJOS Y UNAMONOS CONTRA LO QUE NOS VIENE ENCIMA

Anónimo dijo...

¿Puedo tocar un poco los mondonguillos?

El falangismo de Jose Antonio era socialista (uso el pasado por respeto a Jose Antonio, porque la falange de ahora da pena). La diferencia es que no era marxista, y el PSOE (como el PCE) prefieren eliminar (en sentido figurado, y en el estricto también) primero al competidor cercano, antes de atacar al competidor lejano.

¿Viva Jose Antonio? A mi no me gusta el socialismo. Ni el marxista ni el otro.